Movidos por el amor de Cristo, al servicio de la Iglesia que sufre

Objetivos

Queremos estimular el esfuerzo de todos los católicos en aras de la transmisión de la fe y despertar en ellos un espíritu de generosidad y sacrificio por sus hermanos perseguidos y necesitados.

Defender a la Iglesia perseguida

Nuestra tarea primordial es apoyar a quienes sufren la violencia y la represión a causa de su fe católica. Ninguna petición viable y pertinente de una Iglesia perseguida debería permanecer sin respuesta.

Fortalecer a la Iglesia oprimida

En todos los lugares donde, a la hora de ejercer su ministerio, la Iglesia sufre una opresión violenta o impedimentos derivados de una pobreza extrema, nosotros la apoyamos en su misión de anunciar la fe.

Renovar a la Iglesia en los "países donantes"

Mediante la veneración de los testimonios de los mártires modernos y la promoción de un espíritu de solidaridad cristiana con la Iglesia que sufre, queremos inspirar y animar a los bienhechores existentes y potenciales a participar más activamente en la vida de su Iglesia local.

Atraer a nuevos bienhechores

En aras de estos objetivos, nos esforzamos sin tregua en agrandar nuestra familia de bienhechores.